puertas de guillotina

Una imagen vale más que mil palabras, imagínate en un polígono industrial y visualiza el tipo de puerta más convencional que suelen presentar las naves o edificaciones industriales. Este tipo de cerramientos es lo que se conoce como puertas de guillotina. La peculiaridad de estos elementos es que se fabrican a medida y están pensadas para cierres de grandes dimensiones. Algunas de las ventajas más destacadas de estos portones es que permiten incrementar las condiciones de seguridad, son muy fiables y apenas necesitan sitio. Además, desde Alullan queremos destacar que las vías para el funcionamiento de estos sistemas se pueden colocar sobre cualquier tipo de superficie: bloque, ladrillo, hormigón y también pueden soldarse a estructuras metálicas.

Sus características mecánicas y la optimización del espacio son las principales razones por las que estas puertas constituyen una opción interesante para los edificios industriales. Además, las labores de mantenimiento para este tipo de sistema son mínimas y, por lo tanto, de bajo coste. Sin embargo, este tipo de puertas tiene muchos otros usos, por ejemplo son una alternativa para fabricar portones de garaje.

Los cerramientos de guillotina pueden funcionar manualmente o automatizarse, a pesar de su tamaño su apertura manual es fácil y ligera, incluso cuando la puerta cuenta con un tamaño considerable. El motivo fundamental es que disponen de un sistema de contrapeso que facilita el desplazamiento vertical de la puerta. Siendo esta otra característica básica de estos sistemas de cerramiento: abren hacia arriba.

Las puertas de guillotina también se emplean, habitualmente como solución cortafuegos cuando no se dispone del espacio suficiente. Estas suelen permanecer abiertas y cuando saltan los sistemas de alarma por incendio el cierre de estas puertas se inicia de forma automática.

Las puertas de garaje también suelen responder a unas características determinadas que encajan a la perfección con las puertas e guillotina. El portón suele ser de grandes dimensiones y el espacio reducido, sobre todo si tratamos de optimizar el hueco del garaje para meter el coche y guardar otros enseres. Por ello la apertura vertical es la mejor solución, las guías se sitúan lateralmente y la puerta sube verticalmente mediante el uso de roldanas. Además, este tipo de cerramiento nos permite introducir una puerta peatonal.

Post comment

Nosotros

Alullan, S.L., en la actualidad, abarca todo tipo de obra en cerramientos, con multitud de materiales, amplia gama de modelos y acabados, así como las automatizaciones de todo tipo de cierre.

Enlaces

Meta